[-]

                                  

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

09/06/2019 - 09:16
Un día como hoy pero de 1934 Disney presentó a este divertido personaje y desde entonces ha protagonizado unos 178 filmes.
08/06/2019 - 09:38
13.000.000 toneladas de plástico se filtran en el océano cada año y lo que provoca la muerte de 100.000 especies marinas cada año.

Recomendado

Encuesta

¿A qué atribuye los constantes cierres en la vía Bogotá - Villavicencio?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

09/06/2019 - 12:56
Por su cuerpazo y su gran parecido físico la han comparado con la sexy y voluptuosa, Adriana Lima, pero ella también tiene lo suyo.

Videos Virales

Videos Virales

Foto: Referencial
09/06/2019 - 17:08
El video se hizo viral por el caos que causó, además del susto que pasaron todos los que estaban junto a la mujer.
Foto: Captura del video
07/06/2019 - 17:46
En el video se nota como ve fijamente a la criatura, que entre los nervios y el miedo pudo grabar al enfermo sexual en acción.
Foto: Captura del video
07/06/2019 - 15:00
La comunidad quiso hacer justicia con sus propias manos antes de que llegara la policía a detener al hombre.

Inicio de sesión

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Enero 8, 2019 - 17:43

La ira, el resentimiento, la aflicción, la amargura, el rencor y el desengaño generan estrés e impactan la salud del ser humano. Cuando las personas recuerdan un episodio de desdicha o agravio aumenta la presión arterial, el pulso y el tono muscular. Sin embargo, al perdonar o sentirse perdonado, además de recuperarse el estado normal de salud, las personas se sienten calmadas y tranquilas.

Distintos autores han encontrado que después del perdón, personas que habían padecido de dolores de espalda, náuseas, insomnio, pérdida de apetito, dolores de cabeza, entre otros síntomas, dejaron de percibirlos.

Los seres humanos no somos perfectos y tenemos dos opciones: O vivimos asentados en los defectos, el rencor y los errores, o crecemos fundamentados en los aciertos, el amor y el perdón. Nuestros padres poseen virtudes y fallos. Si no perdonamos sus errores, no veremos sus bondades y estaremos frustrados. Igual será con nuestros hermanos, parientes, amigos, vecinos, compañeros de trabajo.

De igual manera, debemos perdonarnos a nosotros mismos. Muchas veces no reconocemos nuestras propias faltas puesto que no sabemos perdonarnos. Pero en el fondo, la culpa pasa a formar parte de nuestras vidas, afectando nuestro comportamiento. Nos endurece y podemos lastimar a los demás. En ocasiones, puede sumirnos en tristeza y depresión. Perdonarnos a nosotros mismos es admitirnos como somos. Con lo bueno y lo no tan bueno.

Perdonar y perdonarnos, esa es la meta. Revisemos también lo que hicimos que haya perjudicado a otros. Acéptese y perdónese, y luego perdone a quien le provocó dolor. Piense que al igual que usted, además merece una oportunidad. Si lo requiere, busque ayuda profesional.

Cuando nos confesamos recibimos una excelente dosis de terapia interior. La confesión ayuda y el perdón verdaderamente nos hace mejores personas. Generalmente hemos sido enseñados a pedir perdón solo por lo que hemos hecho. Sin embargo, también podemos pedir perdón por lo que hemos dejado de hacer y por las cosas que nos han hecho.

Cuando incluimos en nuestra confesión las cosas que hemos hecho, estamos dando un primer paso enorme para dejar el comportamiento inmaduro de culpar a los demás.

Cuando nos confesamos no podemos culpar a otros; admitimos nuestras faltas y se las presentamos a Dios. Todas nuestras acciones y decisiones surgen del complejo estado de nuestro corazón. Dios lo sabe y comprende todo esto. En lugar de analizar todos esos factores Él quiere que simplemente nos presentemos ante Él, le digamos el mal que hemos hecho, y le dejemos a Él el resto.

De una u otra forma perdonar y ser perdonado debe formar parte de nuestras vidas. Perdonemos a quien nos ha hecho algún daño y nos produjo sufrimiento, y nos sentiremos aliviados.

Ten muy en cuenta que al pedir perdón en el sacramento de la reconciliación, este tiene un poderoso efecto sanador en nuestras vidas. Cuando lo hacemos, la sanación que ocurre es poderosa y real; llega hasta las raíces de nuestro ser.

 

Por: Narciso Obando López, Pbro.        

- Software por Activisual -