Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

16/11/2019 - 09:37
Un día como hoy pero de 1922 nació el poeta portugués, ganador del Premio Nobel de 1998.
16/11/2019 - 09:19
“Las personas no nacen para odiar; la intolerancia se aprende y se puede desaprender”, mensaje de Antonio Guterres.

Recomendado

recomendado

15/11/2019 - 09:15
El corredor vial estará cerrado durante al menos cuatro días mientras se remueve la tierra que cayó sobre el kilómetro 73.
Foto: @momento24_
14/11/2019 - 10:27
El cantante de la 'Camisa Negra' con lágrimas en sus ojos agradeció y dijo “Nadie te puede parar cuando sueñas”.
13/11/2019 - 08:55
La organización Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (Cajar) reseñó que 52 personas de los pueblos originarios han sido asesinadas en 2019.

Encuesta

¿Cree que la renuncia de Evo Morales en Bolivia generará presión a Nicolás Maduro en Venezuela?

Chica Instagram de Hoy

Inicio de sesión

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Foto: Facebook
Jueves, Octubre 17, 2019 - 12:26

Gran impacto ha generado a nivel mundial, el caso de Tank Hafertepen, un australiano de 28 años que murió en 2018 tras inyectarse silicona industrial en el escroto.

El caso salió a la luz luego que su madre, Linda Chapman, presentara una denuncia en contra de los 5 novios de su hijo, quienes le habrían “pedido” que se inyectara esta sustancia.

Según detalló el sitio inglés Daily Mail, el hombre mantenía una relación de poliamor con otros sujetos, la cual fue descrita por Chapman como una “secta”. Esto debido a que era liderada por un hombre que se hacía llamar “el maestro”, y controlaba a sus “cachorros”, quienes debían cumplir sus órdenes.

En este contexto, el medio reveló que existía un contrato entre los participantes, el cual especificaba que “la mente de un cachorro era propiedad exclusiva de su amo en todo momento“. Asimismo, “el maestro” decía que su cuerpo era “propiedad exclusiva” de su compañero.

Fue bajo este mandato, cuando Tank Hafertepen comenzó a inyectarse silicona para aumentar el tamaño de sus genitales. Sin embargo, no era la primera vez que lo hacía.

Según la investigación realizada por la policía, y basándose en el contenido compartido por el grupo en redes sociales, se reveló que Hafertepen comenzó a realizar esta práctica en 2014, bajo las órdenes del líder del grupo, Dylan Hafertepen.

Recientemente su familia realizó una denuncia penal en Washington, en contra de Hafertepen y los otros cinco participantes de la “secta”, por provocar la muerte de su hijo.

Cabe señalar que el líder habría obligado al fallecido a dejarle una herencia de 200 mil dólares más de casi 700 millones de pesos.

 

- Software por Activisual -