Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

16/11/2019 - 09:37
Un día como hoy pero de 1922 nació el poeta portugués, ganador del Premio Nobel de 1998.
16/11/2019 - 09:19
“Las personas no nacen para odiar; la intolerancia se aprende y se puede desaprender”, mensaje de Antonio Guterres.

Recomendado

recomendado

15/11/2019 - 09:15
El corredor vial estará cerrado durante al menos cuatro días mientras se remueve la tierra que cayó sobre el kilómetro 73.
Foto: @momento24_
14/11/2019 - 10:27
El cantante de la 'Camisa Negra' con lágrimas en sus ojos agradeció y dijo “Nadie te puede parar cuando sueñas”.
13/11/2019 - 08:55
La organización Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (Cajar) reseñó que 52 personas de los pueblos originarios han sido asesinadas en 2019.

Encuesta

¿Cree que la renuncia de Evo Morales en Bolivia generará presión a Nicolás Maduro en Venezuela?

Chica Instagram de Hoy

Inicio de sesión

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Miércoles, Septiembre 11, 2019 - 09:38

“Me voy a descansar, voy a dejar de sufrir”, fueron las últimas palabras que pronunció en su lecho Juan José Díaz Rincón, quien tomó la penosa decisión de acabar con su vida y dejar a su familia sumida en la tristeza y con la duda de su inesperada partida.

El hombre se envenenó en el interior de su casa, ubicada en la calle 166 B #3 -14, barrio Soratama de la localidad de Usaquén. Juan José se dedicaba a la venta ambulante de tintos y cada mañana salía con sus insumos a ofrecer la bebida en varias partes de la localidad.

A sus 49 años había levantado a su familia gracias a su empeño y perseverancia en el trabajo. Al parecer, no tenía problemas graves, no había alguna razón de peso que lo llevara a abandonar este mundo.

Así pasó

En una notoria pena y consternación se encuentra su esposa, María Rey, quien relató que el pasado 9 de septiembre, sobre las 5:30 de la tarde, su compañero de toda la vida se levantó muy temprano, como de costumbre, a vender tintos.

Esa mañana, Juan José no había perdido la costumbre de ofrecerle un tinto a María.

Ambos compartieron unos segundos mientras degustaban la bebida sin imaginar que la tragedia se avecinaba.

Luego de unos minutos, el hombre salió a prender el carro y nuevamente ingresó a la casa. En ese instante le manifestó a su esposa que ese sería el último tinto que se tomaría, pero ella pensó que era solo un comentario.

¡Se envenenó!

El hombre le había echado a su bebida unas gotas de veneno. Luego botó a la basura un tarro pequeño transparente con un líquido negro en su interior. Se dirigió a su habitación diciendo: “Me voy a descansar, voy a dejar de sufrir”. Se acostó en su cama boca abajo y en cuestiones de segundos comenzó a vomitar.

Aún con vida intentaron levantarlo, pero el hombre estaba pesado e inmóvil. Fue con ayuda de su yerno y un vecino que lograron sacarlo de la habitación y subirlo al carro que él mismo había encendido minutos antes.

Juan José aún conservaba un hilo de vida cuando llegó al Hospital Simón Bolívar, pero desafortunadamente la bebida en su cuerpo ya le había destrozado los órganos vitales. Su corazón se paralizó. Los médicos del centro hospitalario intentaron reanimarlo en tres oportunidades, pero la muerte no lo perdonó.

Confusa y afligida, la esposa de Juan José le entregó el frasco con la bebida tóxica al médico y le dijo que ese era el líquido que su esposo había ingerido. Ante este dramático caso, las autoridades aún no confirman si la muerte de este hombre se debió al consumo de un veneno. Su cuerpo reposa en la sala de Medicina Legal.

Redacción Extra Bogotá

- Software por Activisual -