Skip to main content

Tú hijo no quiere ir al colegio: 7 señales de alerta de que podrías estar sufriendo de bullying [VIDEO]

Este acoso puede conllevar a que padezcan de frecuentes estados de ansiedad, depresión, autoagresión e incluso conducir al suicidio.

Hoy, 2 de mayo, es el Día mundial del Acoso Escolar o Bullying.

La pandemia del COVID-19 disparó los casos de Bullying o el Acoso Escolar y es por ello que cada 2 de mayo el mundo une fuerzas para hacer visibles está grave problemática social. Al igual que buscar los mecanismos para evitar este mal, que hoy, se ha convertido en un terrible peligro para la población infantil y juvenil.

La fecha fue establecida por asociaciones de padres y diversas organizaciones no gubernamentales para concienciar sobre los riesgos del acoso escolar y los métodos para evitar la violencia en los centros escolares, y para establecer un protocolo de actuación ante casos de este tipo. La causa se representa con un lazo de color púrpura.

Qué es bullying o acoso escolar:

Es la forma de comportarse o dirigirse a otra persona ya sea de forma verbal o física, causando un daño temporal o permanente en la víctima.

Es un tipo de hostigamiento reiterativo de una o más personas hacia sus semejantes, en los cuales la persona sufre de amenazas, intimidación, manipulación e inclusive, agresiones físicas.

Esta forma de violencia ha existido el maltrato y las agresiones entre la población infantil y los jóvenes, en los últimos años este problema se ha agravado, trayendo como resultado, lamentables consecuencias que pueden marcar para siempre la vida no sólo del afectado sino de su núcleo familiar.

Según varios estudios, cuando un niño o adolescente es agredido de manera verbal o física comienza a mostrar una serie de comportamientos bastantes característicos como un bajo rendimiento escolar, síntomas de depresión, baja autoestima y en el peor de los casos, el deseo de atentar contra su vida.

Para UNICEF un alto porcentaje de los niños en todo el mundo sufre de acoso escolar. Uno de cada tres, es víctima de este mal social.

En la actualidad, el ciberacoso está a la orden del día. Se puede ver con preocupación como la tasa de suicido aumenta de manera vertiginosa en muchos países y sin que los padres y la sociedad pueda hacer nada al respecto.

Prevención:

- Cambia los datos de la configuración de privacidad, que sólo pueda ser compartida con amigos o de forma privada.

- Bloquea y elimina contactos que envíen mensajes de acoso.

- Denunciar a la persona que esté realizando bullying.

- Hablar con los padres, familiares o personas mayores sobre el acoso, para que estén al tanto y puedan denunciar el acoso.

- Dirigirse a las autoridades, en caso de presentarse situaciones que amenacen la integridad o la vida del niño o el joven.

- Es importante guardar evidencias del acoso, como fotos, videos o textos, que puedan servir para denunciar al agresor.

- Alejarse por un tiempo de las redes sociales, resulta una salida, dejando de lado la Internet o cualquier herramienta tecnológica donde puedan acceder otras personas.

 

Síntomas de alerta:

1. Se vuelve introvertido: El niño o joven se  vuelve muy introvertido, manifiesta poco interés en ir a la escuela y para socializar con los demás. 

2. Ansiedad: Presenta un estado de ánimo alterado, puede ser una señal de que hay algo que lo está perturbando. El acoso escolar puede causar insomnio y reacciones extremas sin sentido.
Este tipo de agresiones detona un nivel de nervios significativo, algo podría estar pasando.

3. No quiere hablar: Una persona que es víctima de ello, al estar en una zona segura, manifiesta rechazo o repulsión hacia lo que le está haciendo daño. Puede ser que no quiera hablar de sus amigos, tampoco los trae a casa, ni quiere salir con ellos a la calle. Prefiere estar en casa más tiempo de lo habitual y rechaza planes que se le proponen.

4. Pide dinero de más: Los acosadores suelen exigir dinero a sus víctimas, a los que chantajean o amenazan. Cuando es el caso de niños y adolescentes, lo que suelen hacer por conseguirlo es pedirlo a sus padres o familiares.

5. Bajas calificaciones:Niños y niñas que son buenos estudiantes, de repente comienzan a suspender y a sentir un gran agobio con todo lo que se refiere a las actividades escolares.

7. Se ‘siente’ enfermo: Es común que una víctima de acoso sienta dolores de cabeza, de estómago o cualquier otro tipo de molestias físicas con la que puedan conseguir no asistir a clases para evitar a los acosadores.

 

 

Películas:

Ben X 

Cadena de Favores 

Acoso en las Aulas 


Tags
DíaMundial, Efemérides, suicidio, bullying, acoso, UNICEF, colegio, pandemia, RepiteNOalbullying

ECONOMIA

JUDICIAL