Skip to main content

Las ciudades más costosas para vivir en arriendo son Bogotá y Medellín

Como tendencia en el mercado colombiano, viene creciendo una cultura por la solicitud y gestión de pólizas de seguro para arrendamiento.

Cortesía.

En Colombia el 45 por ciento de las personas viven en arriendo o alguna figura similar, siendo Bogotá, Medellín Cali y Barranquilla las ciudades en donde más se firman contratos de arrendamiento.

Así lo dio a conocer la Inmobiliaria Century 21 Colombia, que destaca que tramita al año, en promedio, 3.500 contratos de arrendamiento en el país. Las ciudades más costosas para vivir en arriendo, según las operaciones de la firma, son Bogotá y Medellín, en su orden; al tiempo, Cali es entre las ciudades principales, “la más barata o económica” a la hora de firmar o de vivir con un contrato de arrendamiento.

Por otro lado, Cartagena y Barranquilla destacan en el caribe colombiano como las más costosas de la región para vivir en arriendo destaca la inmobiliaria.

Una familia colombiana, en promedio, dura dos años viviendo en arriendo en un mismo inmueble antes de pensar en un cambio según cifras que ha identificado la inmobiliaria, respecto a los hábitos de los colombianos.

Alberto Rodríguez, presidente CEO de la Inmobiliaria Century 21 en Colombia, dijo que “actualmente el estado colombiano facilita la adquisición de vivienda a través de diferentes programas y líneas de crédito y subsidios con el objetivo de convertir a Colombia en un país de propietarios”.

Como tendencia en el mercado colombiano, viene creciendo una cultura por la solicitud y gestión de pólizas de seguro para arrendamiento, incluso cuando es directo con el propietario.

Agregó que “por lo que un potencial arrendatario debe presentar ante una  aseguradora su documentación para demostrar solvencia económica y moral, por lo general adicional uno o dos codeudores con finca raíz dependiendo del monto del canon.  También hay posibilidades de seguro de arrendamiento sin co-deudor”.

Según Rodríguez, “en ocasiones, la terminación de un contrato de arrendamiento se convierte en un problema y genera inconvenientes entre las dos partes, por ello es importante tener claras las normas y condiciones bajo las cuales se puede desarrollar” y agrega “definitivamente las inmobiliarias le ahorramos muchos dolores de cabeza tanto a propietarios como a arrendatarios en temas como trámites, adecuaciones, mantenimientos, seguros lo que al tiempo genera confianza a ambas partes”.