Skip to main content

El ascenso de la “selfie 0,5″, la nueva tendencia en redes

Estas fotos, tomados con un objetivo ultra gran angular, no tienen ningún problema. A veces son simplemente “distorsionadas y locas”

Cortesía: Internet.

Julia Herzig, una joven de 22 años de Larchmont, Nueva York, tiene “una obsesión”, la de tomar un nuevo tipo de selfie, uno que no está acorde con la realidad. En algunas de estas selfies, la frente de Herzig se abulta y ocupa la mitad del cuadro. Sus ojos lucen como discos partidos a la mitad, que intentan ver algo que está más lejos que la cámara. Su nariz sobresale. Su boca es invisible. Herzig comentó que estas imágenes son las mejores cuando tienen “vibraciones siniestras y espeluznantes”.

 

Herzig comenzó a tomar estas fotografías, llamadas selfies 0,5 (pronunciadas selfies “coma cinco” y no selfies “a la mitad”) cuando cambió su celular anterior por un iPhone 12 Pro el año pasado y descubrió que su cámara trasera tenía un lente ultra gran angular que podía hacer que ella y sus amistades lucieran “distorsionadas y alocadas”.

 

No obstante, lo que parecía una broma era mucho más grande de lo que pensó Herzig, una recién graduada de la Universidad de Washington en San Luis. Hace algunos meses, después de las vacaciones de Semana Santa, abrió Instagram y encontró la aplicación llena de selfies 0,5.

 

En cualquier lugar donde los integrantes de la generación Z se reúnen en estos días, es casi obligatorio tomar una selfie 0,5, para capturar el momento con halagos fortuitos (o la cómica falta de estos). Las selfies 0,5 están apareciendo en Instagram, proliferando en chats grupales y convirtiéndose en el tema de conversación de las fiestas; a menudo incluso son tomadas a modo de crónica de lo que acontece en la vida cotidiana.

 

A diferencia de la selfie tradicional, para la cual las personas pueden prepararse sin cesar y posar a su gusto, la selfie 0,5 (llamada así porque los usuarios presionan el botón de 0,5x en la cámara del teléfono inteligente para cambiar al modo gran angular) se ha vuelto popular porque no resulta una imagen demasiado cuidada. Ya que el lente gran angular está incorporado en las cámaras traseras de los celulares, las personas no pueden verse a sí mismas cuando se toman una selfie 0,5, lo que crea imágenes al azar que transmiten la fantasía de distorsión.