Skip to main content

Cuatro heridos dejó ataque contra la fuerza pública en Norte de Santander

Las autoridades están investigando para determinar si varios grupos ilegales como el ELN, las disidencias de las FARC, los Pelusos y el Clan del Golfo están involucrados en la violencia.

Cortesía.

En menos de tres horas, cuatro uniformados de la Policía y el Ejército en Norte de Santander resultaron heridos en varios ataques contra ellos.

 

El primero estuvo direccionado contra la estación de policía del municipio de Tibú, donde un grupo de hombres armados aparecieron y arrojaron un artefacto explosivo que dejó herido al patrullero Luis Neira Rubio.

 

Casi paralelo a este acontecimiento, un puesto de control del Ejército ubicado en el corregimiento de Pórtico, en la ciudad de Cúcuta, muy cerca de las instalaciones de la Trigésima Brigada, también fue objeto de un atentado con fusiles que fueron detonados de la mano de varios criminales.

 

En este hostigamiento, resultó herido un cabo segundo del Ejército y fue trasladado a un centro asistencial.

 

El comandante del Comando Específico del Ejército, general Fabio Caro Cancelado, que el hecho obedeció una retaliación del grupo armado por la "destrucción de dos toneladas de Anfo que iban a ser utilizadas para fabricar explosivos y atentar contra la población civil, así como la demolición de tres toneladas de clorhidrato de cocaína, por ser el narcotráfico que financia a estos grupos terroristas".

 

Adicional a este hecho, en la zona del Catatumbo se reportó otro asalto contra la fuerza pública, donde hombres armados atacaron a un grupo de uniformados.

 

Miembros de Operaciones Especiales de la Policía en Tibú fueron alertados de un hecho violento que se presentaba en el parqueadero de la Fiscalía, al llegar los uniformados acompañados de varios soldados fueron atacados con fusiles.

 

Dos policías resultaron heridos y fueron trasladados inmediatamente a una clínica de Cúcuta. Se presume que los autores de esta acción violenta son miembros de las disidencias de las Farc, siendo los responsables de los últimos ataques contra la fuerza pública en esta región de Norte de Santander.

 

La Policía y el Ejército llevan varios días realizando operativos en las zonas urbanas y rurales de los 40 municipios de Norte de Santander, teniendo en cuenta las amenazas de varios grupos ilegales como el ELN, las disidencias de las Farc, los Pelusos y el Clan del Golfo, que buscan controlar el narcotráfico en la región.

 


ECONOMIA

JUDICIAL