Skip to main content

Con una inflación que superó el 8% muchos han tenido que solicitar préstamos bancarios para cubrir sus gastos más urgentes

A raíz de la situación vivida por la pandemia del covid-19, Colombia registró en el último año una inflación del 9.23%, la más alta en el país desde junio del año 2000. Con una inflación tan alta es necesario revisar cómo manejar el dinero efectivamente en momentos tan complicados y donde muchas personas no tienen a mano una buena guía y orientación para administrar mejor su dinero.


Economías y créditos en Colombia.

A raíz de la situación vivida por la pandemia del covid-19, Colombia registró en el último año una inflación del 9.23%, la más alta en el país desde junio del año 2000. Con una inflación tan alta es necesario revisar cómo manejar el dinero efectivamente en momentos tan complicados y donde muchas personas no tienen a mano una buena guía y orientación para administrar mejor su dinero. Debido a este gran impacto en las finanzas de los colombianos, muchos han tenido que solicitar préstamos de dinero y/o hacer uso de las tarjetas de crédito para cubrir sus gastos más urgentes. 

La canasta familiar aumenta cada vez más y es necesario tomar medidas urgentes de contención donde la formación financiera podría ser un buen camino para evitar afectaciones al bolsillo.

Juan Daniel Oviedo, director del Dane, Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) manifestó cuáles son algunos factores que están generando una inflación tan alta en Colombia. El costo de vida en el país sigue aumentando, reveló que, durante el mes de abril de 2022, la inflación fue del 1.25%. Durante los primeros cuatro meses del año, subió a 5.66%, y en un lapso de un año entre abril de 2021 y 2022, el aumento fue de 9.23%. Un aumento tan significativo no se registraba en Colombia desde hace 20 años. El aumento en los alimentos fue de un 26.17%, los restaurantes un 14.37%, y los artículos del hogar un 11.76%.

El Dane emitió el más reciente informe sobre la variación mensual y anual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), en donde evidenció que la inflación anual registrada en abril fue del 9,23%, la más alta de los últimos 20 años.

Esta variación se ubica 7,28 puntos porcentuales por encima de la registrada en abril del 2021, cuando la inflación se ubicó en apenas 1,95%. Entretanto, la variación mensual entre el tercer y cuarto mes de 2022 fue del 1,25%, teniendo en cuenta que el IPC de marzo fue de 8,53%.

Según el Dane, el incremento de 7,28 puntos porcentuales entre el IPC de abril del 2021 (1,95) y el de abril de 2022 (9,23%), se puede explicar con la variación de precios registrada especialmente en alimentos, servicios de alojamiento, servicios públicos y combustibles.

Asimismo, recalcó que la diversificación anual más significativa se vio en la categoría de alimentos, con un aumento del 26,17%; seguida por la división de restaurantes y hoteles (14,37%), en la que los servicios a la mesa, autoservicios, comidas preparadas fuera del hogar y bebidas calientes, fueron la que más incrementaron su valor.

Finalmente, la categoría que menos influyó en el impresionante aumento de la inflación anual fue la de información y comunicación, la cual registró una variación anual del -10,01%, principalmente apoyada por las disminuciones en precios de servicios de telefonía fija, móvil e internet (-10,30%), y equipos de telefonía y reparaciones (-5,88%).

De acuerdo con datos de la Superfinanciera el endeudamiento de los colombianos en 2021 registró un comportamiento considerable: a septiembre de 2021 habían pedido prestado más de 30 billones de pesos en tarjetas de crédito con un riesgo de incumplimiento de pago del 10.3%.

Así mismo, el reciente informe de la firma RADDAR (febrero 2022), reveló que los hogares colombianos han gastado 147 billones de pesos en lo que va corrido de 2022, donde la colocación crediticia, consumo e hipotecarios aumentó un 42.7% con respecto a 2021. Este indicador lo que nos demuestra es que los colombianos están pidiendo más créditos para cubrir sus necesidades.


ECONOMIA

JUDICIAL