LIKE PrincipalMartes, Jul 07, 2015.

                 

Se encuentra usted aquí

Pronóstico del Clima

Encuesta

¿Cree usted que el gobierno debería aceptar el cese bilateral al fuego antes de firmar la paz?

Inicio de sesión

 

Xilon

//sites/default/files/gallery/legacy/2013/04/2812555723.nota.1.jpg

Uriel Henao, se destaca en su carrera musical por la interpretación de corridos prohibidos.

Domingo, Abril 28, 2013 - 12:56

Uriel Henao nació en Puerto Araujo, Santander, pero su carrera musical surgió finalmente el 12 de octubre de 1982 en Cimitarra, Santander en un concurso de canto cuando apenas tenía 13 años. De allí salió el 5 de diciembre para Barbosa Santander a cantar con un grupo llamado ‘Poncho y sus vallenatos’, con quienes trabajó dos años. Después pasó a cantar con una orquesta llamada la Fórmula cinco, con la que estuvo seis años.

En 1989 grabó su primera canción bailable, y un año más tarde decidió apostarle a su carrera como solista. Posteriormente, con su propio estilo lanzó la reconocida canción, ‘La Ley de La Vida’, tema que lo sacó del anonimato y lo hizo un boom nacional, que se mantuvo en  la meca por muchos años con temas como la ‘Kenworth plateada’ y ‘Quiero una tumba en Colombia’, inspirados en situaciones coyunturales del país como el narcotráfico y la corrupción.

Bajo la tendencia de los corridos prohibidos, Uriel Henao ha pisado suelo europeo, visitó Panamá, Venezuela, entre otros países latinoamericanos y ha sido merecedor de cuatro discos de oro, un disco de oro doble, un disco platino y un premio al mejor video en la canción Colombia como música popular.

Inicio musical

Lejos de lo que se convirtió en su estilo musical, Uriel Henao, empezó  su carrera artística de la mano del Binomio de Oro, y cantantes como Diomedes Díaz, Jorge Oñate, y los Betos.

Hacia al año 1986, su orquesta le apostó a la música norteña, en medio del apogeo del género, que en ese entonces empezó a sonar fuerte con Los Tigres del Norte y temas como ‘Banda del Carro Rojo’; Los Rayos, con ‘La Cruz de Madera’ y ‘Billete verde’. 

Cantándole al mapachín y al campesino, Uriel marcó un  estilo único después de hacer  música bailable y rancheras para su pueblo, pues él creció cargando plátano, y sus letras reflejan el quehacer de la gente pobre, desde las desilusiones del despecho, hasta la magia del romanticismo y problemas sociales.

Proyectos

Próximamente, Uriel Henao, estará cumpliendo compromisos en el llano y trabajando en su nuevo disco, mientras se prepara para ir de gira por Ecuador y Venezuela; y Estados Unidos, a donde viajará el 30 de agosto.

 

Andrea Vargas