LIKE PrincipalJueves, Sep 03, 2015.

                 

Se encuentra usted aquí

Informe Especial

Encuesta

¿Cuál es la frase más célebre de Nicolás Maduro?

 

Chica Instagram de Hoy

Ángela Cadena, una sexy psicóloga caleña que retumba en Instagram

Video del Día

Justin Bieber en la cama con ex conejita de Playboy

Inicio de sesión

Pronóstico del Clima

 

La misteriosa aparición de varios animales quemados sorprendió a las autoridades y a los residentes de la zona.      
     

Lunes, Mayo 13, 2013 - 13:24

Como un hecho sorpresivo fue calificada la muerte de 83 reses en una finca de Hato Corozal, al norte del departamento de Casanare. La misteriosa muerte de los animales se produjo por la caída de una descarga eléctrica sobre el potrero donde estaban agrupados. Esta versión fue suministrada por el encargado de la finca quien fue el primero en notar la extraña escena. Estas muertes tuvieron lugar a 10 kilómetros del casco urbano del Municipio

Novillos muertos
La imagen presenciada por esta persona fue bastante llamativa, ya que debajo un árbol se encontraban varias de las reses para resguardarse del fuerte aguacero que cayó cuando fueron sorprendidas por el rayo. Por esto quedaron amontonadas una cerca a la otra. El grupo de animales muertos lo componían novillos de aproximadamente 450 o 500 kilos de peso.

¿Si fueron las mató un rayo?
La versión que se entregó como explicación de esta muerte fue la caída de un rayo y que calcinó a los novillos. Rastros de este hecho quedaron marcados en diferentes partes del cuerpo de los animales que se mostraban quemados y con lesiones internas.
No obstante, para poder certificar cuál fue la causa real y certera de esta masiva muerte, los encargados de salud pública tomaron muestras para enviar laboratorios con el fin de determinar qué pasó, y si se pudo haber presentado otro tipo de fenómeno que causaar la muerte de las reses.

Fueron quemados
La muerte de los animales, supuso un serio riesgo de salubridad en la zona, razón por la cual las autoridades determinaron incinerar los restos de los semovientes para minimizar los olores putrefactos entre otras consecuencias ambientales que se podrían llegar a generar en la demorada descomposición de los cuerpos.