[-]

                                  

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

22/04/2019 - 09:44
La Organización de las Naciones Unidas advirtió que el cambio climático es una amenaza latente a las nuevas generaciones.
22/04/2019 - 08:15
Desde 1970 que se le dedica un momento para que las personas reflexionen acerca de cómo cuidar el medio ambiente y la vida.

Recomendado

recomendado

22/04/2019 - 16:29
En esta Semana Santa el número de vehículos que transitaron por los principales corredores viales fue de 9.067.271, más de 90 mil vehículos que en...
Archivo referencial
21/04/2019 - 11:03
La cifra es menor en comparación a 2018, aunque las autoridades reforzaron medidas de control.
Foto: @MinTransporteCo
20/04/2019 - 17:28
El Ministerio de Transporte redobla esfuerzos en la fase final de la Semana Santa para seguir reduciendo la siniestralidad en el país.

Encuesta

¿Cree que luego de los días de descanso y reflexión habrá un cambio en su vida?

Chica Instagram de Hoy

Inicio de sesión

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Abril 24, 2018 - 15:41

Están en los extremos del país y son territorios geográficamente diferentes, pero los males que los atormentan son idénticos y su problemática tiene arrinconado al Gobierno Nacional y se salió de sus manos.

Son Tumaco, costa del Pacífico nariñense, en límites con Ecuador y Catatumbo, en la cordillera Oriental, en el norte de Santander, zona de frontera con Venezuela, en donde hoy se vive una cruenta guerra, tal vez la misma que cuando las Farc aún operaban y sin embargo su desmovilización y el Acuerdo Final de Paz que se firmó en el 2016 no logró que sus comunidades despertaran de esa pesadilla.

En Catatumbo, que en la lengua de los indígenas Motilones significa Tierra del Trueno, se extienden 11 municipios como El Tarra, Tibú, Hacarí, Teorama y Sardinata, se enfrenta a un impresionante drama humanitario y según la Misión de Observación Electoral, MOE, hay más de 100.000 personas que se encuentran amenazadas, confinadas, más de 40.000 niños no pueden asistir a las escuelas a estudiar y la red médica no se puede movilizar entre una localidad y otra, como consecuencia de los cruentos enfrentamientos entre el Eln y los reductos del Epl, y para encender más el polvorín allí también confluyen bandas criminales como Los Pelusos, el Clan del Golfo y Los Rastrojos.

Todos pelean por apoderarse de las rutas del narcotráfico y de ese territorio estratégico que dejaron las Farc. Mientras en el 2006 existían en esa región 500 hectáreas de cultivos de coca, de acuerdo con cifras del año anterior hay 11.527 hectáreas, un incremento del 20 por ciento, pero también han crecido fenómenos como el secuestro, extorsión, asesinatos selectivos, por supuesto el desplazamiento y la siembra de minas antipersonal.

Tumaco es un solo municipio, sin embargo la crisis de alteración del orden público y la violencia se expande por los 568 kilómetros de frontera, separados del vecino país por los ríos Mataje, Mira y San Juan. Si bien la región es considerada como pulmón del mundo por ser una selva rica en biodiversidad natural, es una zona candente y peligrosa, porque ahora ese conflicto que únicamente golpeaba a territorio colombiano, se metió de lleno a Ecuador, como ya lo hemos visto con los sistemáticos ataques a guarniciones militares, la muerte de 4 infantes de Marina y el secuestro y posterior asesinato del grupo periodístico del diario El Comercio de Quito, sin dejar de apuntar la retención de otra pareja de civiles, cuya suerte se desconoce.

Solo Tumaco tiene más de 20 mil hectáreas de coca, el 16 por ciento del total de hectáreas de cultivos de uso ilícito en el país y en donde se vive una guerra descomunal activada por 12 grupos armados ilegales, como el frente Oliver Aldana Sinisterra, de las disidencias de las Farc, al mando de alias Guacho, el responsable de todos los últimos ataques a la Fuerza Pública de los dos países y a la infraestructura eléctrica y petrolera.

Los conflictos en Tumaco y Catatumbo tienen anonadado al Gobierno que ante la sociedad se lo ve sin saber cómo actuar, dando tumbos y tomando decisiones erradas. En cada una de estas zonas hay más de 9.000 hombres de la Fuerza Pública, pero no han logrado aplacar el conflicto y al contrario se enciende más, sin que veamos soluciones a corto, mediano o largo plazo.

El Gobierno está obligado a efectuar una intervención integral, real y efectiva, que sea producto de haber revaluado esas medidas que se han implementado como panacea, pero que ni siquiera han hecho mella, mientras la población civil paga las consecuencias de esta guerra que es producto de una gigantesca omisión, el no haber ocupado a tiempo y de manera contundente los territorios que abandonó la guerrilla de las Farc con las instituciones del Estado.

- Software por Activisual -