[-]

                                  

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

21/04/2019 - 09:23
¡FOTOS! La monarca asistió a la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor, y allí se encontró con el resto de la familia real.
21/04/2019 - 08:52
Esta fecha sirve para concientizar sobre los síntomas y las formas de prevención que permitan un diagnostico oportuno.¡VIDEO!

Recomendado

recomendado

Archivo referencial
21/04/2019 - 11:03
La cifra es menor en comparación a 2018, aunque las autoridades reforzaron medidas de control.
Foto: @MinTransporteCo
20/04/2019 - 17:28
El Ministerio de Transporte redobla esfuerzos en la fase final de la Semana Santa para seguir reduciendo la siniestralidad en el país.
Excélsior
20/04/2019 - 16:48
El sumo pontífice afirmó que la iglesia debe pedir perdón por los actos de discriminación.

Encuesta

¿Cuál es su actividad principal en Semana Santa?

Chica Instagram de Hoy

Inicio de sesión

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Septiembre 14, 2018 - 11:45

Ochenta y cinco años después de la muerte de José María Vargas Vila acaecida en Barcelona un 22 de mayo su presencia se hace necesaria. Como de seguro lo fue durante los días que lo toco vivir, para una sociedad que pudo compartir de él la palabra hecha para la diatriba. Años aquellos no diferentes en lo esencial a estos del nuevo milenio que han pasado sobre este país sin cambiar nada, o sí, las maneras de hacer lo que ha caracterizado siempre al pueblo y a sus gobernantes.

En el lenguaje de hoy a una clase dirigente y a sus subalternos que nunca han dejado de intrigar, robar, mentir, abusar, ofender y matar. Todo siempre pretextando fines altruistas como el de la defensa de la moral, los derechos humanos, la libertad y los reclamos en pro de mover a la justica a actuar.

Siempre se habla de que cada siglo ha parido su Petronio o Rabelais en cada nación. Mentes despiertas, espíritus libres, voces fuertes que bien pudieron en sus momentos retratar la decadencia que los rodeaba, hastiados de ver la misma murga tanto en la fiesta como en el funeral, en la plaza de mercado como en los salones alfombrados para el protocolo y la ceremonia solemne.

Aquí en Colombia la primera parte del siglo XX tuvo como notario de cuanto pudo suceder dentro de las catedrales y los palacios al irreverente Vargas Vila, que bien dejó anotado en las revistas fundadas por él y en sus libros el acontecer que nunca logró sorprenderlo por ser lo que él solo se encargó de demostrar que no podía ser diferente dada la materia prima con la que fue hecho este pueblo: camándula, malicia indígena y la marrullería traída en carabelas desde la península europea.

No por razones diferentes a la de reconocer ese origen y atar a él la calidad humana tanto del amo como del avasallado fue proscrito.  Calidad que no se ha superado pues hoy como ayer a la vez que se censura se disculpa y hasta exalta la falta de carácter, la irresponsabilidad, la vagancia, el atropello, lo pusilánime, la codicia y también el derroche. Dependiendo de la conveniencia.

A los 85 años de su muerte a quién si no a él mandar a leer ahora mismo a quien quiera comprender porque se aguanta tanto y se termina arreglando la norma al tamaño moral del infractor. Solo en él se puede encontrar por virtud de su sátira desde la explicación más atinada hasta la descripción más precisa de lo que se puede decir que es la idiosincrasia de una sociedad levantada sobre tumbas de villanos idolatrados como santos y héroes.

Leerlo para degustarlo se hace necesario en estos momentos cuando el retrechero ocupa los auditorios con sus mentiras adornadas de tecnicismos, pues esa capacidad única de poder hacer del adjetivo el dardo propicio para acabar con el déspota dándole en donde más le duele, ahí en ese ego hinchado por las alabanzas de su servidumbre amerita la dedicación de mañanas, tardes y noches.

Conocedor del idioma como todo ilustre panfletario convierte la prosa en arte al tomar la palabra oportuna y exacta, con tan buen pulso que convertida la escritura en arma filuda supo manejarla con tanta destreza como cuando se corta con precisión una rebanada de queso, comenta acertadamente el escritor Fernando Cruz Kronfy. Aseveración que se puede comprobar en frases como esta: “Cuando el genio no tiene virtud, no sirve si no a su ambición”.

Volver hacia lo dejado por un autor cuyos textos no llenan las páginas de las antologías oficiales y bien que sea así, es lo más recomendable para aquel que busca la catadura de un decir que solo puede satisfacer el paladar de los que han preferido el silencio a la algarabía de la masa que se solaza con divertimentos simples y permanece a la espera de lo vano.

 

Ricardo Sarasty.

ricardosarasty32@hotmail.com 

- Software por Activisual -